Archivo del blog

jueves, 19 de mayo de 2016

La Energía Vital

Los Tres Tesoros
Según la teoría Taoísta al nacer se nos regalan tres tesoros que permanecerán con nosotros hasta el día de nuestra muerte y que tenemos que cuidar y cultivar durante el transcurso de la vida. Estos tesoros son entidades claramente distintas entre sí, pero completamente interdependientes, y asociadas estrechamente con la vida humana. Entre los tres abarcan los tres planos fundamentales de la vida humana: el físico, el energético, y el mental. 

De su fuerza y su equilibrio interno dependen la salud y la longevidad humana. Según la teoría taoísta, los tres tesoros de la vida son:
El Chi o energía vital
Este Chi o Energía vital se manifiesta en el universo de distintas formas. Se manifiesta en la suma total de todas las energías del cosmos, incluyendo la gravedad, el magnetismo, la electricidad, la energía solar, las ondas de radio etc.
Y también se manifiesta como energía biónica que alimenta a todos los organismos vivos. El "Qi" o "Chi" es para el organismo viviente, lo que la electricidad es para cualquier aparato eléctrico, sin ella, es imposible que funcione. 
Al nacer la vida nos regala los tres tesoros, uno de ellos es el QI o CHI, y como ya hemos dicho esta energía comienza a agotarse desde el día que nacemos, y también se desequilibra, enfermándonos. Pero la medicina oriental, nos provee de muy variadas disciplinas para recuperar el equilibrio perdido y estimular nuestro cuerpo ayudándolo a la autocuración. La solución depende solo de nosotros mismo.
Citas Tomadas de: http://www.mantra.com.ar

Cosas que disminuyen la Energía Vital
Los pensamientos, emociones y sentimientos negativos. Perder la paz, dejándonos llevar por reacciones instintivas, como la rabia, los conflictos sentimentales y las peleas. Las preocupaciones por problemas cuando no está en nuestras manos resolverlos. La acción de juzgar o criticar a otras personas. Los alimentos inadecuados como: el exceso de sal, el azúcar refinado o  el mal llamado “integral”, las carnes, los alimentos industrializados o la llamada “comida chatarra”. El trasnocho o la falta adecuada de sueño reparador. El estrés, el afán, el querer hacerlo todo ya y a la carrera. El exceso de trabajo, o tener un trabajo que no satisface. El consumo de alcohol, drogas o tabaco. La falta de ejercicio. Leer o mirar películas de violencia, pornografía, temor o dramas emocionales. Escuchar música inarmónica, como rock, o  música que  despiertan estados emocionales negativos como: tracción, desengaño , o lamentos en general. Asistir a reuniones donde la mayoría de las personas tengan un nivel bajo de energía vital.

Técnicas para aumentar la energía vital
Pensar, sentir y actuar desde el Amor de Dios. Dormir y tomarnos el tiempo  de descanso adecuado para la recuperación mental. Meditar, concentrando la mente en mantras, oraciones, o en la respiración. Contacto consiente con Dios, el universo, la Naturaleza, visualizaciones que lleven la mente a descansar en la contemplación del Universo y la Naturaleza. Relajación, aprender a distensionar los músculos y toda la mente y el cuerpo cuando el estrés y la ansiedad nos afecten. La oración, no como un acto de pedir que cambie las cosas, sino como un agradecimiento y acercamiento a Dios. La GRATITUD, gozar de lo que tienes es el mejor acto de agradecimiento. EL EJERCICIO, genera endorfinas y quema adrenalina, pone a circular la energía, debe ser moderado ya que el exceso de ejercicio baja la energía vital. Lecturas y películas que nos enfoquen en el Amor Universal. Escuchar música relajante y armónica. Hacer aquello en lo que más se disfruta, ya sea pintar, cuidar el jardín, nadar tocar un instrumento musical, etc. La relación sexual armónica dirigida por Dios.
Por tu éxito

Jairo Angarita Carrascal

No hay comentarios:

Publicar un comentario